Lamentable

La familia que sufrió el incendio de su vivienda en Rawson, tuvo otro siniestro igual en el 2016

La familia que ayer sufrió un importante incendio en su duplex de Rawson y que dejó a un niño de 5 años en grave estado, ya había sufrido un siniestro parecido en febrero del 2016. Su familia dispuso un número de teléfono para ayudar.

"En un abrir y cerrar de ojos nos quedamos sin nada". Las palabras corresponden a Melinsa Salinas, una joven madre de tres niños que vive en un duplex de calle Quiroz y Benjamin Bates en el barrio Buenaventura Luna. La cita podría adaptarse perfectamente a la jornada de hoy. Sin embargo estas palabras fueron pronunciadas el 15 de febrero del 2016. Aquel día en la mañana la joven madre sufrió pérdidas totales después de que un cortocircuito consumiera el primer piso de la vivienda que habitaba junto a su esposo e hijos.

A 18 meses de aquella fecha, la tragedia los volvió a golpear... con la misma forma pero con peores consecuencias. Es que la familia volvió a sufrir un incendio en su duplex pero esta vez la consecuencia fue la peor. Uno de sus pequeños hijos terminó internado con el 70% del cuerpo quemado y con las vías respiratorias muy afectadas. Esto complica sus posibilidades de vida y ahora esperan un milagro.

"Hay que esperar 72 horas para ver cómo evoluciona. Este sábado a las 12 es el parte médico. Se le han ido para adentro las quemaduras", dijo ayer la mujer partida por el dolor y agradecida porque los otros dos niños pudieron ser dados de alta.

El incendio del 2016 se originó por un cortocircuito que se produjo en una caja para la luz que estaba al lado de la cama en la planta alta. En aquel entonces toda la familia estaba en la cocina comedor ubicada en la planta baja y si bien Jonathan Chávez, esposo de Melina y padre de los niños, subió de inmediato a sofocar el fuego no consiguió hacerlo y las pérdidas fueron totales en aquel piso. Sin embargo, ni el humo ni las llamas afectó a la familia.

Ahora, este viernes 11 de agosto, otra vez el fuego los volvió a sorprender. Esta vez Jonathan dormía en la habitación de la planta alta y no pudo evitar la tragedia. En la otra pieza se encontraban los tres niños de 2, 5 y 7 años de edad y, según las primeras hipótesis de Bomberos, habrían estado jugando con un encendedor que provocó las llamas. En esta ocasión la casa no contaba con tendido eléctrico, porque desde el incendio anterior el servicio de Energía fue cortado porque el ambiente de arriba había quedado inhabitable desde el 2016. 

Ayer, los vecinos trataron de apagar el fuego e intervinieron ingresando al duplex para ayudar a sacar a los niños. Sin embargo el del medio, Emiliano Chávez (5 años), se llevó la peor parte ya que el 70% de su cuerpo quedó afectado por el fuego. Ahora está entubado porque el sistema respiratorio está afectado y todos esperan un milagro. Bautista y Benjamín, los otros dos niños, estuvieron internados por haber inhalado monóxido de carbono pero luego recibieron el alta.

Para ayudar a la familia se dispuso una línea telefónica: 155162659. Además la comunidad educativa de la escuela Teniente Aramburu, donde asisten los niños, iniciaron una cadena de oración para que pueda salir adelante.

Comentarios