Producción

Avanza un proyecto en San Juan para generar combustible alternativo bioetanol

El proyecto comenzó a renovar tierras incultas y transformarlas en tierras que van a poder ser desarrolladas con una iniciativa que es por demás prometedora: el combustible alternativo.

A los márgenes del río Jáchal, en un emprendimiento privada en Niquivil, se comenzó a trabajar en calidad de experiencia con aguas que tienen un alto contenido de boro y que son nocivos para algunos cultivos pero que para otros son muy efectivos. Para ello se empezó a renovar tierras incultas y transformarlas en tierras que van a poder ser desarrolladas con una iniciativa que es por demás prometedora.

Lomas del Sol es una empresa dedicada a la producción de pasas en San Juan sin embargo ahora está incursionando en una rama de la producción que está muy vinculada a las energías alternativas. Es que se comenzó a ampliar los horizontes a partir de la generación de la uva, el sorgo y la remolacha azucarera con miras a producir bioetanol.  

 

 

Para esto, Lomas del Sol SA y el INTA Regional Mendoza-San Juan firmaron un convenio que los vincula técnicamente por tres años, para investigar el potencial de estos tres cultivos empleando aguas de reúso y a partir de ellos producir el combustible alternativo bioetanol.
 
El convenio fue firmado a fines de diciembre por Lomas del Sol SA y el Director del Centro Regional Mendoza-San Juan INTA, José Gudiño, acompañados por el Director de la EEA Mendoza INTA, Hernán Vila y el técnico de Lomas del Sol SA, Alberto Núñez.
 
"Estamos evaluando distintas posibilidades de riego, debido a las escasas precipitaciones en la región de Cuyo, utilizando entre otros, aguas residuales a fin de efectuar el riego de dichos cultivos atento que no serán destinados al consumo humano. INTA, por su parte, cuenta con las capacidades y la tecnología necesaria para desarrollar los procesos industriales, colaborando y brindando apoyo en la implementación de este proyecto", explicaron desde la empresa en su cuenta de facebook.

La empresa ya ha realizado una experiencia cultivando cuatro variedades de sorgo con aguas salobres en la localidad de Niquivil, Jáchal y en la zona de Cerrillo Barboza. Ahora probarán el manejo de aguas servidas para regar cultivos de sorgo y remolacha.
 
"Seguimos invirtiendo en la producción local, en el cuidado del ambiente y nuestros recursos naturales, seguimos invirtiendo en San Juan", destacaron.


 

Comentarios