Pérdidas

En el 2016, San Juan lloró la muerte de tres emblemas de la Cultura local

El poeta Jorge Leonidas Escudero, la bailarina Violeta Pérez López y el orfebre Víctor Nobre, murieron en este 2016 dejando un legado inigualable.

Sus nombres quedarán marcados en la historia. Cada uno, a su manera, dejó plasmado su impronta en la cultura provincial. Se trata del poeta Jorge Leonidas Escudero, la bailarina Violeta Pérez López y el orfebre Víctor Nobre, quienes murieron en este 2016 dejando un legado inigualable.
 
  
Escudero murió el 9 de febrero a los 95 años de edad. Fue el máximo exponente de la literatura sanjuanina y uno de los más importantes del país. Su deceso de produjo producto de una serie de afecciones que se desataron producto de su avanzada edad pero nunca perdió la lucidez y sonrisa. 
 
En su haber tiene una decena de libros publicados y su trayectoria ha sido reconocida a lo largo de los años por diferentes instituciones, entre otras la Biblioteca Nacional con sede en Buenos Aires. Entre sus innumerables reconocimientos se encuentra el Premio Rosa de Cobre, que valorizó, una vez más, su calidad de escritura a nivel nacional. El último premio lo recibió a fines del 2015 (de manera no presencial) cuando ganó el segundo lugar de los Premios Nacionales a la Producción 2011-2014, que otorga el Ministerio de Cultura de la Nación.
 
Tras su muerte, recibió varios homenajes no solo en San Juan sino también fuera de la provincia y el país. Algunos de estos fueron en la XXXI Feria Internacional del Libro y la Lectura de La Serena, en Chile, y en la 42° Feria Internacional del Libro en el predio de La Rural en Buenos Aires donde asistieron sus dos hijas en su nombre.
 
  
Otra importante pérdida que marcó a la cultura sanjuanina vino de la mano de la muerte de la bailarina contemporánea Violeta Pérez Lobos. Sucedió el sábado 1 de octubre, después de una larga lucha que hizo contra el mal de Parkinson y luego tuvo que someterse a una traqueotomía para poder respirar mejor.
 
Violeta murió con 75 años de edad y su trayectoria fue impecable marcando un precedente en la forma de hacer danza con sus estilos. Con 16 años comenzó el camino del baile y luego se unió al Instituto Superior de Artes como profesora. Además inauguró junto a Juan Carlos Abraham el instituto "Alba", que 15 años más tarde pasó a llamarse "Estudio Coreográfico Argentino"; y ganó decenas de premios en San Juan y el país. También publicó dos libros de arte y literatura; y un tercero quedó listo para su edición. 
 
Dos semanas antes de su muerte, la bailarina brindó una entrevista a Diario La Provincia donde habló con la dificultad propia de la traqueotomía. En aquella ocasión, y con lágrimas en los ojos, aseguró que no quería morir y que si así fuera quería que la "recordaran bailando". "Soy una persona que cree mucho en el trabajo y que las cosas se logran trabajando", aseguró.
 
  
Por último, el 2016 se llevó a otro referente de la cultura loca. No tenía una marcada trayectoria provincial como Escudero o Pérez Lobos pero sí era referente en la provincia por la alta calidad de sus obras, a tal punto que una obra de él fue utilizaba por quien fue presidenta de la Nación Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Se trata del orfebre Victor Nobre quien murió el 9 de octubre.
 
El artista falleció de cáncer en su casa. Tenía un tumor en un pulmón y la metástasis que le afectó una de sus piernas y también la cadera. Nobre murió con 65 años de edad y si bien era oriundo de Portugal, gran parte de su vida la vivió en San Juan. Acá desarrolló dos de sus vicios: el arte y la escritura. Con la primera se caracterizó por hacer trabajos en madera, oro, plata, alpaca y bronce. Mientras que con las letras publicó seis libros y durante años fue la cabeza del Festival de las Letras en San Juan.


Comentarios